º ICTERICIA NEONATAL

La ictericia es frecuente en los recién nacidos. En la mayoría de los casos es una entidad benigna,
pero por el riesgo potencial de la toxicidad de la bilirrubina los recién nacidos deben ser monitorizados
para identificar quienes pueden desarrollar una hiperbilirrubinemia aguda o menos frecuente,
una encefalopatía bilirrubinica o kernicterus. Cuando la concentración de bilirrubina en sangre se
eleva, se deposita en la piel y en el tejido subcutáneo de los recién nacidos produciendo como manifestación
clínica la coloración amarilla de la piel o ictericia. Este es el síndrome más frecuente, que
sucede en el periodo neonatal. Entre el 50 y 60% de los recién nacidos de término, y más del 80%
de los recién nacidos pretérmino lo presentan en los primeros días de vida. Se manifiesta cuando
los niveles de bilirrubina son superiores a 5-7 mg/dl. Más del 90% de los recién nacidos presentan
niveles superiores a 2 mg /dl en la primera semana de vida. La ictericia neonatal es responsable del
75% de las reinternaciones de los recién nacidos durante la primera semana de vida. El conocimiento
de los mecanismos de producción de la bilirrubina, la identificación de los pacientes de riesgo y
la prevención primaria de la ictericia traen implicancias en el cuidado de enfermería.

Post navigation

SpanishEnglish